Reformas & Interiorismo
JUMAT

Cómo renovar un baño sin hacer obras: Así lo hicimos paso a paso

Maricarmen Toledo

Maricarmen Toledo

No todas las reformas tienen que ser costosas ni llevar mucho trabajo. Cualquiera que haya tenido que vivir la reforma de un baño o una cocina sabe los inconvenientes que resultan de tener una casa en obras y las dificultades en la vida diaria que suponen.

Como no todo el mundo puede irse una semana de vacaciones con la excusa de cambiar un baño, a continuación, os explico uno de nuestros proyectos, en el que realizamos la transformación de un baño, con una obra mínima.

Quizás hayáis oído hablar del “restyling”, que consiste en readaptación de un ambiente cambiando su imagen, pues también puede aplicarse a un baño.

En la foto del “antes” se puede ver un baño consistente en un lavabo y un inodoro, separados por un tabique, ambos en loza blanca, con un alicatado típico de baldosa blanca y un espejo básico.

Para empezar, se decidió conservar el suelo, que estaba lo suficientemente bien para no necesitar un cambio,

Se conservó la baldosa blanca, cubriéndola con papel pintado vinílico, diseñado especialmente para baños y cocinas, que es una de las últimas tendencias en diseño de aseos. De esta forma se evitó tener que alicatar todo el espacio, con el consiguiente ahorro de tiempo y dinero.

Se sustituyeron el lavabo y el inodoro, por modelos básicos, pero más modernos y que requirieron obra mínima en su instalación: retirar los viejos, ajustar y sellar los nuevos y conectar tuberías; menos de un día de trabajo.

Por último, se cambió el espejo por uno simple, pero con más estilo y se modernizaron las fuentes de iluminación.

Podéis ver el resultado en la foto del “después”.

Espero que os agrade el resultado. Un cambio rápido y económico, para tener un baño completamente nuevo, con un acabado elegante y actual.

×