Reformas & Interiorismo
JUMAT

Ideas decorativas para tapar el cuadro eléctrico con estilo

Maricarmen Toledo

Maricarmen Toledo

No se puede decir que un cuadro eléctrico sea un elemento decorativo muy deseable en la entrada de una vivienda.

Las soluciones que se toman más habitualmente son esconderlo detrás de un cuadro, un tapiz o cualquier elemento decorativo similar, pero dado que el cuadro eléctrico suele sobresalir varios centímetros de la pared, estas soluciones no siempre quedan lo estéticas que deberían.

Además, no siempre es fácil encontrar algo que nos sirva para esconder el cuadro de luces y además armonice con el resto de la decoración de nuestra entrada.

Os voy a presentar un par de soluciones originales para esconder un cuadro eléctrico y que se integran con la decoración del espacio en el que se encuentra.

La primera es bastante simple y muy funcional, se trata de esconderlo tras un espejo. Eligiendo adecuadamente el marco combinará con la decoración del entorno y su propio grosor servirá para disimular lo que sobresale el cuadro eléctrico.

Podemos simplemente colgarlo o acudir a una solución más sofisticada e integrarle unas bisagras disimuladas para que sea más fácil el acceso.

La siguiente solución es algo más trabajada, pero constituye un elemento decorativo de la entrada con personalidad propia, por lo que no solo sirve para “esconder” sino que tiene presencia por sí mismo.

Se trata de un mueble decorativo a modo de estantería, que podemos complementar con los adornos y accesorios que más armonicen con este espacio.

Si os fijáis detenidamente en le fotografía veréis que en el espacio de la izquierda hay un tirador, que está integrado en la propia estantería, y es el que permite tirar de la estantería que se abre como una puerta para permitir el acceso al cuadro eléctrico.

×